Satyameva Jayate. Namaste. 'Bienvenido' 'aventurero de la vida'. ¿Ya 'te alimentas' bien?

.
.


.

martes, 23 de septiembre de 2014

La práctica - Ashtanga Yoga

.
La práctica (Ashtanga Yoga)

*Texto extraído de la página web  http://kpjayi.org/, traducido por Gabriela Gaddi*

Ashtanga Yoga es un antiguo sistema de Yoga que fue enseñado por Vamana Rishi en el "Yoga Korunta".
Las enseñanzas de este texto fueron transmitidas a Sri T. Krishnamacharya a principios del siglo XX, por su gurú Rama Mohan Brahmachari.
Y llegaron finalmente a Pattabhi Jois en 1927, cuando comenzó a estudiar con Krishnamacharya.

Los siguientes son aspectos que Pattabhi Jois enfatiza como componentes del Ashtanga Yoga:

Vinyasa: Vinyasa significa sistema de respiración y movimiento. Por cada movimiento hay una respiración. Por ejemplo, en Surya Namaskar A hay nueve vinyasas. La primer vinyasa es inhalar mientras se elevan los brazos por encima de la cabeza, hasta juntar las palmas; la segunda vinyasa es exhalar mientras el cuerpo se anteflexiona, ubicando las manos a los lados de los pies, etc. De esta manera, todos los asanas tienen asignados un número correspondiente de vinyasas.

El propósito de las vinyasas es de limpieza interna. Respirar y moverse mientras se ejecuta el asana hace que la sangre circule, o como dice Pattabhi Jois "hace que la sangre hierva". La sangre pesada es tóxica, y genera enfermedad en el cuerpo. El calor generado por la práctica, calienta la sangre y la vuelve liviana, manteniéndola en libre circulación. Su paso por los órganos internos, remueve impurezas que son eliminadas a través del sudor que la práctica genera.

El sudor es un importante producto de la Vinyasa, porque es sólo a través de él que la purificación puede ocurrir. Si el método Vinyasa se realiza correctamente, el cuerpo se vuelve saludable y se fortalece.

Luego de que el cuerpo se purifica, es posible purificar el sistema nervioso y los sentidos. Estos primeros pasos son muy difíciles de lograr, y requieren varios años de práctica. Los órganos de los sentidos están siempre mirando para afuera, por lo que el cuerpo se entrega constantemente a la pereza. Sin embargo, con determinación y sosteniendo una práctica diligente, esto puede ser controlado. Y una vez que se logra dominar, el control de la mente llega automáticamente: Vinyasa genera la base para que esto ocurra y se establezca.

Tristhana: Esto significa tres lugares de atención, o acción. Postura, respiración y dirección de la mirada. Estos tres aspectos son muy importantes en la práctica del yoga, e implican tres niveles de purificación: el cuerpo, el sistema nervioso y la mente. Ellos están siempre en relación e interacción continua. El asana purifica, fortalece y brinda flexibilidad al cuerpo. La respiración es rechaka y puraka, que significa exhalar e inhalar. Ambos (la inhalación y la exhalación) deben mantenerse estables, y debieran durar la misma cantidad de tiempo la una como la otra. Respirar de esta manera purifica el sistema nervioso. Dristhi es el lugar donde debe llevarse la mirada, mientras se realiza el asana. Hay nueve dristhis: la nariz, el entrecejo, el dedo pulgar, el pie, la mano, la mirada hacia arriba, hacia el costado derecho y hacia el costado izquierdo.

Para limpiar el cuerpo internamente, dos factores son necesarios: aire y fuego. El sector del fuego en el cuerpo, se ubica cuatro centímetros debajo del ombligo. Este es el centro de nuestra fuerza vital. Para que el fuego arda, el aire es necesario. De ahí la necesidad de la respiración.

El mismo método se aplica a la respiración. Largas inhalaciones refuerzan nuestro fuego interno, incrementando el calor del cuerpo que, a su vez, calienta la sangre en pos de su purificación, quemando también las impurezas del sistema nervioso.

Un componente importante del sistema de respiración es mula y uddiyana bandha. Estos son los cierres del ano y bajo abdomen que sellan la energía, brindan ligereza, fuerza y salud al cuerpo, y ayudan a contruir un intenso fuego interno. Sin los bandhas, la respiración no sería correcta y los asanas no brindarían beneficio alguno. Cuando mula bandha es perfecto, el control de la mente es automático.

Los seis venenos: Un aspecto vital de purificación interna que Pattabhi Jois enseña, describe los seis venenos que rodean el corazón espiritual. En el Yoga shastra se dice que 'Dios' reside en el corazón en forma de luz, pero esta luz está cubierta por seis venenos: kama, krodha, moha, lobha, matsarya, y mada. Estos son: deseo, ira, engaño, codicia, envidia y pereza. Cuando la práctica del yoga se sostiene con diligencia y dedicación durante un largo periodo de tiempo, el calor generado por ella quema las seis impurezas, o venenos; y la luz de nuestra naturaleza interna brilla.

Esto conforma la práctica y filosofía del Ashtanga Yoga, como fue enseñado por Sri K. Pattabhi Jois.


(Fuente: A Viento Abierto)

Gracias por pasar por aquí

Gracias por pasar por aquí

Siempre, gracias

Siempre, gracias

Seguidores

Contribuyentes